Consejos para llevar un parto en madres primerizas

Claro que el parto fue duro y me dejó cansada pero de alguna manera eso no importó. Como padres primerizos estuvimos enfocados en cuidar a nuestro nuevo bebé. Obviamente traté de descansar cuando mi hijo dormía comí bien y estuve controlando la cantidad de visitas que teníamos.

Tuve muy buenos consejos de mamás más experimentadas que yo y aprendí mucho de cada día mientras nuestro bebé comenzó a crecer a cambiar y a descubrir su nuevo mundo. Por eso se me ocurrió compartirte los consejos que me resultaron más útiles. No había cargado un bebé desde hacía tiempo.

Me sorprendí con lo inestable que era al principio. Tuve que sostener su cabeza y cuello juntos hasta que desarrolló la fuerza para hacerlo solo. Acunaba su cabeza en la flexión de mi brazo o con mi mano para que tuviera una posición cómoda. Ya sea que elijas darle pecho o biberón recuerda que darle de comer será gran parte del tiempo que compartan juntos en los primeros meses.

madres primerizas

Me di cuenta de que durante el día lo alimentaba cada dos horas. Me ayudó muchísimo utilizar un almohadón de apoyo y darme tiempo para relajarme mentalmente cuando le daba de comer.

Casi siempre le daba pecho y aunque fue más difícil de lo que pensé aprendimos rápido. Encontrar la posición cómoda no fue simple pero lo resolvimos luego de algunos intentos. También le dimos biberón. Alimentarlo con el biberón nos dio la oportunidad de compartir este momento tan especial con su papá y sus abuelos. Pues ellos pudieron así también darle de comer de vez en cuando. Su primer popó también fue una sorpresa. Era fina medio verdosa y oscura. Casi negra parecía al alquitrán. Se le dice meconio.

Llena los intestinos antes del nacimiento y generalmente se expulsa en las primeras a horas luego de que nace el bebé. Era pegajosa i difícil de limpiar. Las toallitas húmedas para bebé me ayudaron mucho. Una vez que sus intestinos se limpiaron las cosas fueron más normales. Su popó se empezó a volver más suave más clara y más acuosa. Por eso no te preocupes ya que todo esto es bastante normal.

Como regla general y además de cuando están mojados o se hicieron popó hay que cambiar el pañal después de cada siesta y de cada comida. Me di cuenta de que si le dejo un pañal húmedo por mucho tiempo es más probable que su piel se irrite. Cambiarlo de manera regular y con pañales de alta calidad como estos lo mantuvieron seco y protegieron su piel delicada. Tiene una útil línea azul que aparece cuando está mojado y que nos deja saber cuándo podría necesitar un cambio de pañal. Su papá está encantada con esto.

El cordón umbilical se cae solo luego de un par de semanas. Pero antes de que se cayera lo mantuvimos seco cubriéndolo con el pañal. Nuestro doctor recomendó que le pasáramos un algodón con alcohol de vez en cuando para limpiarlo. Asegúrate de preguntarle a tu doctor para que te dé su recomendación. Si el cordón comienza a tener mal olor supura o se pone blando debes consultar con tu doctor inmediatamente. Hubo otra gran sorpresa en las primeras semanas.

La cantidad de tiempo que dormía. Dormía muchísimo. Eran siestas de dos a cuatro horas de duración. Y luego se despertaba para comer. Aprendí que esto es completamente normal. Mis otros hijos hicieron los mismo.

Leave a Reply